¿Propiedad privada y cristianismo?

¿Propiedad privada y cristianismo?

Plantear a nivel de pregunta la cuestión de la históricamente promovida y casi santificada idea de la existencia de “propiedad privada”, seguramente generará risa en aquellos apósteles de la fe que predican y hasta colocan como dogma de fe esta idea o bien causará contrariedad y reacción hepática para quienes les es difícil aceptar abrir sus mentes para renovar su entendimiento, a pesar de lo que Pablo pide en Romanos.

En fin, cualquiera que sea la reacción, esta es la idea de quien propone una seria conversación sobre este tema; sobre todo, si consideramos que la idea de “propiedad privada” ha sido puesta como una piedra angular de la teología cristiana y mientras más moderna – Pentecostal o neo Pentecostal, más intensa en su intención.

Conversar sobre estas y otras ideas, será propuesto por un servidor, en el animo de generar un dialogo enriquecedor que sin pretender convencer a nadie, si busca abrir espacios en nuestra mente, para profundizar más en la realidad de evangelio de quien murió por nosotros, precisamente para liberarnos de la opresión que se genera desde el campo de las ideas y sobre todo, de las religiones. Bienvenido y si quiere aportar, anímese; e aquí el espacio.

Anuncios

4 comentarios el “¿Propiedad privada y cristianismo?

  1. La idea de la propiedad privada es un principio básico para la economía que funciona en libertad y sobre la base de la recompensa a la creatividad de los individuos que con su buen uso, sirven a los demás.
    La idea de la propiedad privada también es bíblica. El mandamiento de “no robarás” en Éxodo 20:15, claramente implica la defensa a la propiedad privada. Vemos también en la Escritura cómo Dios es el propietario final de todo cuánto existe (Salmo 24:1 y Hageo 2:8), lo que viene a definir claramente la extensión de la idea de la propiedad privada al colocarnos a cada uno como “mayordomos de la multiforme gracia de Dios” (1 Pedro 4:10) que deben dar cuenta de los recursos que le fueron confiados. En 1 de Corintios 7:23 también nos damos cuenta que como cristianos redimidos por la Sangre de Cristo, fuimos “comprados” por Él, y por ende, somos Su propiedad.
    En términos económicos, la propiedad privada permite que exista el intercambio y el sistema de precios que nos permite intercambiar el fruto de nuestro trabajo con otras personas. La propiedad privada también nos permite el buen cuidado de los recursos, porque quién los posee, desea que sean usados de la manera más productiva y rentable, evitando así, el desperdicio. La propiedad privada también permite el desarrollo al máximo de los talentos individuales que benefician a la mayoría, porque cada quién puede usar de la mejor forma lo que es suyo.
    No debemos olvidar que vivimos en un mundo caído y que estas ideas también son afectadas por el pecado de los hombres. Por eso debemos tener leyes para la defensa de derechos fundamentales como la propiedad privada, y diseñar los mecanismos necesarios para garantizar que cada persona pueda llamar “suyo” aquello que legítimamente posee por herencia, intercambio comercial o por naturaleza, y así poder usarlo para el máximo beneficio posible.
    SI queremo salir adelante, necesitamos un buen sistema que defienda proteja la propiedad privada como mecanismo eficiente para la generación de riqueza que contribuya a el florecimiento de la persona y familia humanas.

    • Antes de iniciar el Dialogo y comentar lo escrito por Juan Callejas Aquino, creo conveniente poner en perspectiva lo que el Paradigma de Propiedad Privada ha provocado en el ser humano, puesto que es este el único ser de la creación que se ha creado en su pequeño mundo, aquello de creer que algo le pertenece a El y a nadie más. Aquí, ya exprese una idea central de lo que a nivel del cristianismo mismo entendemos como Propiedad Privada: algo que es mío… y de nadie más.

      En este orden de ideas, todo parecería apuntar a que Dios se equivoco y dejo todo lo que existe sobre la tierra para unas personas en particular. Lamentablemente se le olvido decirnos para que partes del mundo y para cuantas generaciones. ¿No le parece a usted amigo lector, que vemos y pensamos en un Dios con un concepto económico bastante limitado?. ¿Se olvido Dios de las generaciones futuras hasta el fin de los tiempos?

      Ahora bien. Creo que la evidencia empírica demuestra que Dios repartió en su soberanía todos los bienes en toda su creación. En algunos lados de nuestra geografía puso las posibilidad de producir comida, en otra la opción de generar energía con hidrocarburos, además de la solar – sabiamente administrada por El y sin costo – en otras los minerales valiosos, en otros la generación de oxigeno y así sucesivamente, la sabiduría de Dios ha sido, según derivo del libro de Génesis, una obra maestra en la repartición de los bienes sobre la tierra, tanto en términos de nuestra geografía planetaria como en términos del espacio y tiempos, puesto que estoy seguro que usted y yo amigo lector, así como nuestras futuras generaciones vivirán, así como todos nuestros ancestros lo han logrado, de la misma obra creadora y original de Dios.

      Entonces, ¿puede ser sostenible la idea de propiedad privada – algo que es mío… y de nadie más – en un pensamiento cristiano guiado por la Biblia?

      Anímese, usted tiene la palabra.

      • Debemos tener cuidado de no confundir “propiedad privada” con “egoísmo” y de no satanizar la idea de la propiedad privada a la luz del pecado que puede cometerse al abusar de este privilegio que Dios nos ha dado. Vemos evidencias de cómo la propiedad privada ha sido usada de manera que glorifica a Dios (como cuándo el pueblo de Israel respondió al llamado de Dios de la construcción del templo, o cuándo las personas usaron sus talentos especiales para elaborar la compleja y artística belleza del tabernáculo de reunión) o la vemos también siendo abusada, como en la historia de Ananías y Safira en dónde su pecado no fue tener propiedad, sino haber mentido a Dios acerca de la misma al llevar los ingresos de la venta de su tierra a los apóstoles. Vemos en las parábolas de Jesús también como es necesaria la propiedad privada para vender todo lo que tenemos para poder comprar el terreno que tiene el tesoro escondido, etc. Dios nos llama a honrarlo con nuestros bienes y el fruto de nuestro trabajo. En la ley, los mandatos respecto al año de jubileo no tendrían sentido en ausencia de la propiedad privada o si esta fuese vista como pecado.

        La Escritura nos orienta hacia el uso eficiente de los recursos creados por Dios para beneficio personal, de otros y principalmente para Su Gloria. Dentro de su inmensa sabiduría, Dios ha dotado a los hombres y mujeres con dones y talentos diferentes y los ha ubicado en posiciones en las que puedan maximizar esos talentos para ejercer dominio y mayordomía de la Creación de manera que le glorifique. Esto supone tanto la posesión de recursos para su eficiente transformación a través del uso de la creatividad (que es otro atributo de la naturaleza de Dios que imitamos como seres creados a Su Imagen y Semejanza) y la posibilidad de poder intercambiarlos por otras cosas o servicios que no podemos proveer para nosotros mismos. Para que esto funcione, es importante no solo la idea de la propiedad privada, sino también la idea de protegerla.

        La propiedad privada es un don de Dios a través del cual podemos imitarle a través de una buena mayordomía de la misma y su uso para contribuir a nuestro florecimiento como personas y al florecimiento de otros a través de la provisión de productos y servicios que podamos ofrecer a otros usando nuestros talentos y los recursos confiados a nosotros por Dios.

  2. Pingback: Tweets that mention ¿Propiedad privada y cristianismo? « Asociación de Empresarios Cristianos -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s