¡Este es el verdadero espíritu emprendedor!


¿Qué haría usted si su empresa fuera destruida literalmente por un desastre natural? El espíritu emprendedor que mueve a los empresarios verdaderos sabe ver más allá de las circunstancias y transforma la tragedia en innovación y por ende, en negocio.
¿No me cree? ¡Lea esta maravillosa historia publicada hoy en Prensa Libre en dónde un empresario pudo, en lugar de llorar ante la tragedia y victimizarse por el efecto del Agatha (como lo ha venido haciendo el Estado todo este tiempo) usó lo que la naturaleza le dio y le dio vuelta a su negocio.

El centro turístico Xesuj, situado entre la cabecera de Chimaltenango y San Martín Jilotepeque, fue devastado por piedras de gran tamaño que fueron arrastradas por las torrentadas durante la tormenta Ágatha; sin embargo, su propietario, Rufino Medina, integró esas rocas al atractivo del lugar.

¿Qué le parece? ¿Seguimos su ejemplo?

Anuncios