6 Disposiciones Que Todo Emprendedor Debe Tener

Platicando hace unas semanas con un muy querido amigo que emprendió su negocio,  platicamos de algunas cuestiones básicas que debe de tomar en cuenta al momento de pensar en su nuevo negocio,  y es que,  la mayoría de veces pensamos que sólo se trata de tener el talento y ser bueno en lo que se hace,  si,  pero no.

disposicion_emprendedoraExiste un dicho muy famoso que dice: “El papel todo lo soporta”, y creo que funciona de igual manera al momento de querer iniciar una actividad empresarial o de negocios para poder agregar valor a otras personas en nuestro medio (emprendimiento).   El tema del emprendimiento hoy en día es algo que se oye muchas veces tan sencillo,  se nos plantea con frases como:  “¡haz lo que te gusta, haz lo que amas y empieza a  desarrollarte en lo que eres bueno!”, “escribe un plan de trabajo y empieza a hacerlo” “junta un poco de dinero y hazlo” “si haces lo que amas, todo saldrá bien”  frases  que no son mentira, pero que olvida muchas cosas importantes al momento de pensar en emprender.

En la realidad,  el tener nuestro propio negocio o nuestra  propia empresa creo que se puede comparar con series de televisión  como “El Aprendiz” , “Suvivor”  o “Fear Factor” todos en un sólo capítulo: nuestra realidad. El emprendimiento requiere tener nervios de acero y una voluntad para hacer las cosas que muchas veces no es racional,  podemos terminar sacrificando nuestro dinero, nuestro tiempo e incluso nuestra cordura.  Probablemente muchos de los que ya han iniciado un proceso de emprendimiento, y otros, que están pensando en iniciarlo se pregunten si tienen lo que se requiere para poder seguir o iniciar el proceso de emprender un negocio o empresa exitosa,  de lo que estoy seguro es que no se necesita un título de maestría o doctorado, lo que si se necesita es tener las siguientes disposiciones muy claras:

1. Disposición a arriesgarlo todo:

Algunos emprendedores tienen la bendición de que pueden contar con inversionistas desde el inicio,  otros,  con prestamos bancarios muy grandes para poder iniciar,  la gran mayoría sin embargo,  deberán de arriesgar hasta el último centavo que tengan para poder iniciar,  pedir dinero prestado a familiares que probablemente costara muchísimo tiempo el poder pagarles de regreso,  incluso, probablemente tengan que usar tarjetas de crédito para poder financiar el negocio,  en otros casos,  si están casados,  la esposa tendrá que ponerse la casa al hombro en lo que el negocio levanta; todo lo anterior,  probablemente no suena bonito,  pero es la realidad,  debemos estar consientes que vamos a arriesgar TODO.

2. Disposición a sacrificar tiempo libre:

Aunque sabemos lo crítico e importante que es el poder tener un tiempo libre,  y que éste es importante para una vida balanceada,  es necesario que entendamos que a nuestros clientes no les interesa mucho nuestra vida balanceada,  ellos necesitan que nuestros productos o servicios sean  buenos, concretos, de calidad  y lo necesitan de forma rápida.  Debemos de entender que por lo menos en el primer año de trabajo, el hecho de que un cliente reciba una respuesta automatizada y pre-grabada a su correo que diga “Estaré fuera de la oficina por vacaciones” no le será para nada agradable, ya que antes, estábamos acostumbrados a tomar las vacaciones cuando las pedíamos, y nuestro empleador debía de correr con la responsabilidad de entregar el trabajo a pesar de que nosotros estábamos de vacaciones,  ahora no es así, ahora nosotros seremos los totales responsables.

3.  Disposición a ser implacable:

Implacable no quiere decir deshonesto,   implacable significa que debemos de hacer lo que sea mejor para nuestro negocio,  aunque ésto signifique tomar y ejecutar decisiones difíciles. Probablemente nosotros deseamos poder ayudar a nuestro familiar, a nuestro mejor amigo  que después de su divorcio se quedó casi en la calle,  entonces,  lo contratamos,  pero después de un tiempo nos damos cuenta que en vez de aportar valor a la operación, lo único que está haciendo es tirar todo el buen trabajo que se ha estado haciendo, porque no tiene le perfil correcto o porque no tiene el compromiso necesario,  debemos de pensar en beneficio de la empresa y de la operación y no en lo mal que nos veríamos como amigos si damos por terminado su contrato.

4. Disposición a aprender:

Probablemente lo que nos llamó a iniciar el proceso de emprendimiento fue el hecho de que sabemos que tenemos el talento para generar valor,  ya sea a través de servicios o en la creación de un producto,  pero el desarrollo de una empresa no queda sólo con el talento que tenemos para poder hacerlo o crearlo, sino, en la disposición que tengamos para aprender lo que debemos aprender,  probablemente debamos de aprender cosas básicas de finanzas,  administración, gestión del tiempo y del talento,  metodologías,  cursos, talleres, etc.  no nos quedemos sólo con lo que sabemos,  a menos que tengamos el suficiente dinero para contratar a alguien más que maneje la operación.

5. Disposición de no estar en lo correcto:

El empeño, sacrificio, dinero y amor que le hemos dedicado a nuestro negocio o empresa,  siempre nos llevará a querer ser nosotros quienes imponen la forma en cómo se harán las cosas,  sin embargo,  este es uno de los errores más críticos,   si no estamos dispuestos a trabajar en un entorno de colaboración, seguramente tarde o temprano o nos quedaremos solos o todo ése esfuerzo, dinero , tiempo y amor se irán por el caño,  incluso, una vez ya iniciado el proceso de emprendimiento,  podríamos darnos cuenta que toda la idea de nuestro negocio o empresa, está basada  en una suposición incorrecta,  y por ende, debamos de darle un giro total al mismo.

6. Disposición de no llevarnos todo el crédito:

Una de las mejores historias que he escuchado es la de una empresa que al momento de aceptar el punto que discutimos anteriormente,  se dio cuenta que su mejor solución era el poder compartir las acciones con alguien que podía rescatar la empresa y darle un giro correcto a la misma,  hoy en día, es una empresa muy lucrativa y que se encuentra en el top of mind de comida rápida:  Mcdonalds.   Debemos de entender que no se trata de hacer dinero, sino de hacer que las cosas funcionen, y por ende, el dinero eventualmente vendrá,  si estamos enfrascados en que la idea es SOLO nuestra y no buscamos ayuda en el momento correcto,  probablemente estaremos más en riesgo de perder todo que de rescatar todo el esfuerzo, tiempo, dinero y amor que hemos puesto en el proyecto.

Analicemos más allá de nuestro talento y emoción por iniciar un proceso de emprendimiento y evaluemos en qué punto del camino estamos y qué nivel de disposición tenemos en cada uno de los puntos anteriores para poder diseccionar de una mejor manera nuestros esfuerzos y acciones.

“Un emprendedor tiende a morder un poco más de lo que puede masticar con la esperanza de que pronto va a aprender a masticar.”
– Roy Ash, co-fundador de Litton Industries

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s