¿Y la RSE en el otro 99% de las empresas?

En los últimos años ha cobrado mayor importancia la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), algunos están de acuerdo y otros no. Indistintamente si usted está de acuerdo o no, es innegable la importancia que actualmente tiene a nivel mundial.  Aquellas empresas que sean socialmente responsables y no digamos las que tengan una certificación ISO 26000, tendrán mayores oportunidades de hacer negocios, especialmente con otros países donde la RSE es de primer orden.  A continuación compartimos con ustedes un interesante articulo escrito por Antonio Vives en el portal  “diario_responsable” (www.diarioresponsable.com) donde hace referencia a estadísticas importantes que involucra a las PYMEs.

http://www.diarioresponsable.com/portada/opinion/15662–iy-la-rse-en-el-otro-99-de-las-empresas.html

Lo del dominio del 1% de la población sobre el otro 99%, reclamado en movimientos mundiales de protesta (“Indignados” en España, “Occupy Wall Street” en Estados Unidos y variantes en otros países) no se limita a los individuos.  La separación entre el 1% dominante y el “otro”  99% también se aplica a la discusión sobre la responsabilidad en las empresas. A veces el trabajar y/o leer y escribir en el entorno de las grandes multinacionales nos hace perder la perspectiva  y nos lleva a ignorar, desatender o menospreciar el otro 99% de las empresas.

En el titulo me refiero al 99% de las pequeñas y medianas empresas pero son cerca del 99.9%. El 0.1% de las empresas domina la literatura, la investigación y la discusión en temas de RSE.

La Conferencia de la Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo estima que hay 63.000 empresas transnacionales en el mundo entero, con 700.000 subsidiarias en otros países. Un número minúsculo de empresas comparado con el total de empresas.

Por ejemplo, en España, según reciente censo, hay mas de 3.3 millones de empresas, de las cuales entre el 0.1% y el 0.2% son consideradas empresas grandes (en la Unión Europea son 23 millones de PyMEs que representan el 99.8% de las empresas).  Pero solamente unas 3.300 empresas (0.1%) cotizan en la Bolsas de Valores Españolas (¡50% mas que en la Bolsa de Nueva York!) y en el índice IBEX FTSE4Good de España (de sostenibilidad) hay solamente 27.

En América Latina hay mas de 15 millones de empresas (datos no precisos, a lo mejor son 14 o 16 millones) de las cuales entre el 0.1% y el 0.2% son grandes (mas del 90% son microempresas).  En las seis bolsas de valores mas grandes de la región (las únicas que cuentan) hay listadas unas 1.500 empresas, de las cuales tienen liquidez bursátil unas 200 empresas.  Hay dos índices de sostenibilidad, uno en Sao Paulo y otro en México.  El primero tiene 38 empresas y el segundo a duras penas consiguió inaugurase a principios del 2012 con 23 empresas.  Pero gran cantidad de la discusión en RSE está dominada por este minúsculo número de empresas.

La gran mayoría de las empresas en Europa son empresas familiares o con control en manos de grupos reducidos de accionistas. El 85% de las PyMEs se definen como con gestión de los dueños, el 60% como empresas familiares, el 90% son de capital cerrado o son asociaciones de pocos socios y el 74% operan en un solo lugar#.  Y aunque no tenemos datos precisos, en el caso de América Latina es posible que estas proporciones de empresas manejadas con criterio familiar y local sean mucho mayores.

Las PyMEs son las responsables de una gran parte de la producción y el empleo.  En España representan el 68% y el 78% respectivamente.  En América Latina la producción está entre el 40 y 50% y el empleo entre el 50% y el 60% (la definición es España es de menos de 250 empleados, en América Latina varía de país a país, pero el número que las define es mucho menor y suele ser de 100 empleados).  Las prácticas responsables en temas de producción y empleo son importantes para este colectivo ya que tienen impacto significativo sobre la sociedad, y más aun en países o zonas donde a menudo se encuentran fallas de gobierno (en regulación y en provisión de beneficios y servicios sociales) que son cubiertas por algunas empresas.

A la hora de referirnos a la responsabilidad social de las empresas no hay razón para ignorar el resto. Pero la facilidad que otorga el acceso a información sobre el 0.1% de las empresas y la escasez de ella sobre el 99.9% lo hace dominante.   Es cierto que más del 90% son microempresas, pero esto deja casi el 10% en PyMEs. En números muy gruesos, hay por lo menos 100 PyMEs por cada empresa grande. Pero gran parte de la discusión sobre RSE parece dirigirse a la élite de estos varios centenares de grandes empresas. ¿Y el resto de los varios millones de empresas no tiene importancia?  ¿Son irrelevantes sus prácticas?  ¿O es que son iguales y se pueden aplicar las mismas ideas?

Por supuesto que las PyMEs  no son uniformes.  Una “PyME” de 250 empleados en USA o en Europa es un monstruo para muchos países de América Latina.  Tampoco debemos comentar el error de pensar que todas las PyMEs son pobres o que no tienen acceso a tecnología.  Tampoco es lo mismo una PyME de tecnológica de 100 empleados en México que una maquila de 100 empleados en El Salvador.  El número de empleados es un criterio comúnmente usado para tipificarlas, pero en muchos casos ello no guarda relación con el nivel de sofisticación de las empresas.  Es imposible generalizar.  Todas las generalizaciones son falsas, incluyendo esta dijo Mark Twain.

No obstante, sí podemos argumentar que, en general, y especialmente en América Latina, las PYMEs tienen menor capacidad de gestión y es la buena gestión la que conlleva prácticas responsables.   En la gran mayoría de los estudios sobre las PyMEs se constata que uno de los principales obstáculos a su responsabilidad con la sociedad es su limitada capacidad de gestión (ver por ejemplo mi libro La Responsabilidad Social de la Empresa en las PyMEs en Latinoamérica).  Y aunque están dadas las condiciones para ser responsables, por su cercanía a sus stakeholders  y  la compatibilidad entre los objetivos de los dueños y directivos (que suelen ser los mismos), la capacidad de gestión es un obstáculo a la implementación de prácticas responsables.

El conocimiento y la investigación sobre la RSE desarrollada para las grandes empresas serán aplicables también a las medianas empresas europeas y de otros países desarrollados, pero generalmente suponen una capacidad gerencial de la que no disponen las PYMEs de países en vías de desarrollo. A lo mejor no es el 99.9% de las empresas a las que no le aplican las metodologías de RSE de las grandes empresas, pero sí es un porcentaje significativo, especialmente en América Latina.  Independientemente de los criterios y números, lo cierto es que la discusión de la RSE esta sesgada hacia las grandes empresas.

Paséese por su ciudad o pueblo y mire a su alrededor y observe las miles de empresas de todo tipo y piense, ¿Se le aplican a estas empresas lo que leemos en los artículos sobre RSE? ¿Pueden/deben preocuparse de crear valor compartido o deben compartir el valor creado? ¿Es relevante que preparen informes formales de sostenibilidad de acuerdo al GRI, como recomiendan muchos? ¿Es relevante que se preocupen de sus emisiones de gases de efecto invernadero?  ¿Es relevante que tengan directores independientes en sus consejos?

Sí, algunas de las lecciones y prácticas desarrolladas para las grandes empresas son relevantes para las PyMEs, particularmente para las mas grandes y en países desarrollados, pero no extrapolemos sin analizar las circunstancias, recursos y contexto en que operan las PyMEs, especialmente el marco regulatorio e institucional del país y la reacción de los stakeholders.

Es imperativo que las universidades y los que escriben sobre RSE, especialmente en América Latina, prioricen el desarrollo y diseminación del conocimiento sobre prácticas responsables en  las PyMEs  y que las sitúen en el contexto de desarrollo en que operan.  Esto va a requerir de grandes esfuerzos propios ya que estas empresas difícilmente están en capacidad de subvencionar o apoyar la investigación y diseminación de sus buenas prácticas. Y muchas veces no son buen negocio para la enseñanza o la consultoría.  Son las grandes empresas las que patrocinan cátedras o subvencionan la investigación.

Pero no nos olvidemos del 99% (o del 50%, si son menos).

A lo mejor no esta rentable ocuparse de las PyMEs, pero esa es la razón de ser de la responsabilidad social, atender a lo rentable pero complementar con la atención a los desatendidos, a los marginados.

@tonyvives

Anuncios

Un comentario el “¿Y la RSE en el otro 99% de las empresas?

  1. Yo siempre he estado opuesto a esta idea del RSE. Las empresas que cumplen con su función de generación de valor, empleo y riqueza a través de proveerle a la SOCIEDAD de productos y servicios que mejoran sus condiciones de vida y que cumplen con sus obligaciones legales (que ya son excesivas), están siendo responsables con el mandato que tienen en la sociedad. Permitan que las empresas cumplan con esto y no les impongamos cargas que nosotros no estamos dispuestos a llevar. El mandato de Jesús de cuidar del prójimo es un mandato a cada uno de nosotros como individuos y como Iglesia. No nos zafemos de nuestra responsabilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s